Arriesgarse a lo nuevo

Ahondar

Pero todos sabemos que es importante cerrar etapas de nuestra vida y dar paso a lo nuevo.

Nadie dice que crecer y madurar sean algo fácil. Pero todos sabemos que es importante cerrar etapas de nuestra vida y dar paso a lo nuevo. Aunque resulta difícil creer, para algunas personas su «zona de confort» es el pasado doloroso que no pueden (o no quieren) soltar. Pareciera que les resulta más “seguro” lidiar con un viejo y conocido dolor que enfrentarse a la incertidumbre de lo nuevo por delante. Es como si se hubieran apegado al dolor, al fracaso, al error del pasado y no encontraran la forma de soltarse.

Es verdad que aventurarse a abrir nuevos horizontes trae vértigo e incertidumbre, pero en la vida necesitamos también de ellos para crecer y madurar. El «juego de la vida» exige arriesgar, creer, tener fe para crecer. ¡Suelta las amarras! ¡Anímate a mirar de frente el camino que tienes delante de Ti! Date vuelta, no des la espalda a lo nuevo, mira hacia adelante. Levanta la mirada, respira hondo. Al inspirar llena tus pulmones de esperanza y fe, y al expirar desecha todo lo que no te sirve, lo que está de más, lo que te impide avanzar.

¡Da el primer paso! Anímate a zarpar mar adentro y no dejes tu vida encallada en un pasado que ya no podrás remediar. Deshazte de los apegos que te impiden caminar libremente. Los apegos pueden ser cosas, situaciones o personas que son necesario “soltar” para estar más livianos. Construye en el presente la vida nueva que quieres y deseas. ¡Comienza hoy! Hoy es un buen día para soltar lo viejo y tomar lo nuevo.

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú