El don que somos

Ahondar

«Solo triunfa quien fue alguna vez vencido».

Cuesta entender por qué hay momentos en que para alcanzar algo importante en la vida tenemos que pasar por la experiencia de la derrota, del fracaso y hasta de la humillación. Cuando conocemos la vida de muchos hombres y mujeres que hicieron historia en todos los ámbitos, encontramos que han atravesado situaciones muy, muy difíciles. Personas que tocaron fondo, hasta llegar casi al extremo de enloquecer, pero luego fueron grandes visionarios que dieron a la humanidad entera un legado que dura hasta hoy.

Ninguno de nosotros quiere fracasar. No queremos sentirnos de ese modo. Queremos ser triunfadores. Deseamos lograr lo que queremos y no tener que pasar por el dolor que ocasiona el fracaso o la derrota. Pero ¿Qué tiene esa experiencia de derrota, de fracaso, de tocar fondo y sentirse humillado, que parece estar en la base de quienes verdaderamente han logrado sus sueños? Me pregunto esto cada vez que descubro que detrás de esos individuos que admiramos (porque han contribuido a que la humanidad sea mejor), hay un pasado de luchas, de fracasos, hasta que dan el gran salto.

Como afirmé antes; no nos gusta fracasar y no queremos sentir que hemos perdido. Pero hay algo que no podemos negar, y es el hecho de que existe en esos momentos difíciles de crisis, una fuerza, una energía, un poder, que nos impulsa desde dentro para alcanzar lo que anhelamos. Este es un misterio fascinante y desconcertante a la vez: solo triunfa quien fue alguna vez vencido.

Pero ¿Quién es vencido? En realidad la derrota que experimentamos es la del ego, ya que su deseo es sobresalir buscando la propia gloria, y esto empaña todo el bien que se pueda hacer por los demás. Esta aparente perdida es la victoria del yo profundo llamado a la plenitud. Creo firmemente que Dios anhela una vida plena para nosotros, no plagada solamente de sensaciones agradables, sino fecunda y que tenga experiencias vitales. En ocasiones, los sueños que queremos alcanzar, las metas que queremos lograr, o los lugares en los que queremos estar, no responden precisamente al anhelo profundo que hay en todos nosotros de plenitud, sino más bien a los deseos del ego que busca su “autoglorificación” personal.

Cada uno de nosotros somos un don de Dios porque somos el fruto de su amor, pero también un don para los demás. No somos personas para nosotros mismos y no fuimos creados para enroscarnos en torno a nuestros logros, sino para que todo lo que alcancemos en la vida tenga una repercusión bondadosa hacia lo que nos rodea, en cualquier ámbito y a cualquier nivel. Nuestra vida es plena, nuestra felicidad es auténtica, y nuestra sonrisa es duradera cuando descubrimos el don que somos. Un don para el mundo, llamado a embellecer la historia y la vida de los demás. Pero nada de ello será posible sino derrotamos antes al ego que carece de un amor verdadero y gratuito.

No necesitamos el aplauso de los demás, las ovaciones de las masas, ni el reconocimiento de nadie para ser plenos y felices. Lo que necesitamos es descubrir el regalo que somos y lo que estamos llamados a ser para los demás. Solo el reconocer esta maravilla hará que todo lo que logremos, sea una conquista personal y una riqueza que beneficie nuestro entorno.

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú