Cumplir y amar

Iniciar

El cumplimiento de los mandamientos nace del amor y nos conduce al amor

La idea mundana de que al «cumplir» los mandamientos estamos «amando» a Dios, ha convertido nuestra fe en un cúmulo de leyes vacías. El sentido profundo del mensaje de Jesús no tiene nada que ver con el formalismo religioso, fariseo, que estamos acostumbrados a ver. Cumplir y amar en el Evangelio es una experiencia personal con Dios. El cumplimiento de los mandamientos nace del amor y nos conduce al amor. En la acción se verifica la profundidad de la ley de Dios en nuestro corazón. La relación con la ley en el mensaje de Jesús es una experiencia de amor. Por eso dijo también: «el que ama cumple mis mandamientos.»

Publicaciones relacionadas

No se han encontrado resultados.

Menú