Saltó de alegría

Iniciar

Saludos que transmiten a Dios

¿Quién no fue sorprendido alguna vez por un saludo que lo llenó de alegría? ¿Quién no se alegró al encontrarse con un amigo que hace tiempo no veía? Hay personas que cuando nos encontramos con ellas nos encienden el espíritu y nos regocijan el corazón. Saludos que llegan a nuestros oídos y al pronunciar nuestro nombre nos sorprenden gratamente. Tonos de voz que son inconfundibles porque despiertan sentimientos y emociones que son únicos. Un saludo puede dibujar una sonrisa en nuestro rostro y llenar de emoción nuestra mirada. El saludo de la Virgen María a su prima Isabel hizo saltar de gozo al niño en su vientre. Hay personas que en sus palabras transmiten la voz de Dios y nos regocijan el corazón

, , , ,

Publicaciones relacionadas

Menú