Basta que creas

Ahondar

Llega ese momento, siempre llega, en que comenzamos a creer en nosotros mismos.

Ese instante en que comenzamos a dar credibilidad a la voz de nuestro interior que nos dice “puedes hacerlo”, “puedes lograrlo”, “no te rindas”, “no te desanimes”. Y mientras en nuestra mente desfilan los pensamientos que dicen no podrás, no lo lograrás, no es posible, y hacen alianzas con nuestros miedos y cobardías, esa voz interior, con una sola palabra, tiene la fuerza para abrir nuestro corazón de par en par y dar rienda suelta a nuestra creatividad. «No temas», dirá susurrando a nuestro espíritu tembloroso. «Basta que creas» y sentiremos cómo explota dentro de nosotros una fuerza y convicción que ahuyentará nuestras dudas. ¿Puedes oír esa voz? Pero no te engañes. Esa voz interior que te dará valor, fuerza y convicción no te inyectará adrenalina haciéndote creer que eres invencible. No, no es así como funciona. Esa fuerza interior que brotará de tu interior no estará al servicio de tus fantasías infantiles, de tus deseos de omnipotencia ni de aparentar o disfrazarte de quien no eres, sino que te ayudará reencontrarte con tu verdad más profunda y creer en ti aun en medio de las dificultades. Esa voz te dirá que a pesar de los problemas por los que atraviesas, y aun cuando sientas que ya no tienes motivos ni razones para luchar, siempre podrás confiar en Él. Siempre tendrás en su abrazo tu hogar. Entenderás que con amor siempre podrás abrir un camino. No te rindas en las dificultades, no te abandones en tus fracasos, no pierdas la fe ante tus errores. Confía, confía en Él y ponte de pie. Aún queda camino por recorrer.

“Y siempre estaré ahí
Cuando ya no puedas más
Sé que no te vas a rendir
Cuando creas que te mueres
Podrás confiar en mí
Sólo por amor
Yo siempre estaré ahí
Cuando creas que te mueres
Siempre estaré ahí
Cuando sin razón te quedes
Podrás confiar en mí
Sólo por amor
Yo siempre estaré ahí”

(Rachel Platten – Diego Torres, Siempre Estaré Ahí.)

P. Javier Rojas, sj

, , , ,

Publicaciones relacionadas

Menú