Desplegar el amor que hay en nosotros

Compartir

Nuevamente el Santuario fue testigo de la numerosa visita de los vecinos poco habituales durante los días de la semana. En esta ocasión porque se realizaron los Ejercicios Espirituales Abiertos de San Ignacio de Loyola.

El Espíritu Santo estuvo muy presente junto a nosotros durante los cinco días.  Fue una gran alegría ver que a pesar del mal tiempo los participantes perseveraron día a día, y se vivía un clima de verdadero recogimiento y oración.

Comenzamos redescubriendo el amor de Dios por nosotros. Un amor que es gratuito y que estamos invitados a desarrollar, hacer crecer y compartirlo con los demás. Luego abordamos la dinámica del pecado para ver aquello que nos impide hacer crecer el amor derramado en nuestros corazones. Es una verdadera batalla interior hacer espacio en nuestro corazón para que la cizaña no ahogue el trigo del amor que está destinado a dar frutos. Al tercer día de los Ejercicios Espirituales comenzamos a contemplar la vida pública de Jesús.

La meditación de los misterios de su vida nos ayudó a ver los cambios que necesitamos hacer en nuestro día a día para vivir desde el amor que Dios sembró en nuestro corazón. Jesús es el modelo de vida que queremos seguir. Al cuarto día estuvimos junto a Jesús en sus últimas horas, y aprendiendo a estar con Él en el calvario y en su muerte pudimos comprender mejor la alegría de la resurrección. Finalmente, al quinto día de los ejercicios, fuimos invitados a alegrarnos de la Resurrección. ¡El amor siempre triunfa!

En estos cinco días de Ejercicios Espirituales aprendimos como comunidad a estar, hablar y escuchar de manera adulta al SEÑOR.

Que el Espíritu Santo y la Virgen de los Milagros bendiga estos encuentros y a la comunidad.

Quique

, , ,

Publicaciones relacionadas

Menú