Luz en nuestro interior

Iniciar

El Paráclito nos defiende de nosotros mismos

No es fácil reconocer los errores, sobre todo cuando nos humillan o avergüenzan. Admitir una equivocación o reconocer que obramos mal es un duro golpe a nuestro ego. Por lo general mentimos y engañamos para ocultar los errores, pero esta actitud impide madurar y crecer en libertad interior. Quien no sabe admitir sus errores comienza a vivir una fantasía donde el error y el mal no existen. ¡Eso es peligroso! Pronto dejará de ser consciente de lo que hace creyendo que no existe posibilidad de equivocarse. La soberbia no solamente nos hace creer que somos infalibles, sino también nos vuelve locos. La acción del Espíritu Santo nos ayuda a reconocer, en el marco de la compasión y la misericordia, nuestros errores para reconciliar nuestra vida y ser más conscientes de nuestras acciones. El Paráclito nos defiende de nosotros mismos, de nuestra cerrazón e inconsciencia.

, , , ,

Publicaciones relacionadas

Menú